Más de ocho mil tipos de flor…

 

El viernes 16 de mayo pudimos disfrutar en la Comunidad de Aprendizaje del CEIP Caballero de la Rosa de una mesa redonda con la presencia de cuatro personas que dedican su vida a poner en valor la alimentación saludable, eso que hemos dado en llamar alimentación ecológica…

Damián y su granja de gallinas, con la que intenta difundir una nueva cultura de consumo por huevos…, ecológicos, y desde la que influir en otros productores, como los de maíz, para que se decidan a cultivarla menos transgénica y más sabrosa. La experiencia de muchos años de Álvaro y sus abejas. Esos insectos cuyas larvas dan lugar a zánganos, obreras o reinas solo en función de su alimentación. No hay elecciones para organizarse, ni dioses que nombran a la realeza; todo depende del tipo de sustancia con la que se alimentan: jalea, polen, miel…

Jorge y su Suelo Vivo, proyecto empresarial para asesorar a agricultores/as en su trabajo para cuidar el terreno del que dependen para vivir y para recomendarles tratamientos que cuiden la salud de las plantas y por tanto de las personas que nos alimentamos de ellas o de sus frutos. Y en último lugar, para agrupar las experiencias individuales, intervino Cándido el técnico del CPAER; esta entidad da cobijo a quienes producen ecológico en La Rioja, personas que ven en los coles una opción de trabajo “desde la base” para ir inculcando en todas las familias la idea de que una alimentación libre de productos químicos es lo que hará que comamos y bebamos apreciando todo el sabor y que estemos mucho más sanos y en forma.

Un país en el que hay más de ocho mil variedades de flor tiene que caminar en esta dirección: en nuestras casas, en los comedores escolares y en los de otras entidades para que "seamos un poco más lo que comemos".

 

Ahora podemos opinar sobre este tema de cara al próximo contrato de licitación de las empresas que gestionan los comedores de nuestros centros escolares en La Rioja… A ver si somos capaces de darle una vuelta a los menús y que éstos sean más saludables y realizados con más productos locales y de temporada. Seguro que las familias lo agradecemos al notar menos catarros, menos alergias y más alegría en el día a día de nuestros hijos/as.

Etiquetas: